Qué es emprendimiento social.

Qué es Emprendimiento Social

El emprendimiento social, en su nivel más básico, es hacer negocio por una causa social o bien común.

El emprendimiento social combina comercio y problemas sociales de forma que mejoran la calidad de vida de las personas involucradas con una causa. Las empresas sociales no miden su éxito únicamente en términos financieros — éxito para emprendedores sociales significa que han logrado mejorar la vida de las personas y el mundo, bajo sus propios términos.


Más allá de esa definición básica, existen muchas opiniones sobre qué constituye el emprendimiento social. Algunos creen que la definición aplica sólo a aquellos negocios que tienen utilidades y trabajan para resolver un problema al vender productos y servicios. Otros dicen que es válido para aquellas organizaciones que usan donativos y fondos de gobierno para buscar soluciones a la pobreza.

En el modelo de «ingreso ganado» — aquél en donde el emprendedor social hace dinero al vender un producto o servicio — los clientes saben que su compra esta apoyando una causa social, ya sea brindar jabón a niños en necesidad para protegerlos de enfermedad, o vender zapatos para que puedan ir a la escuela en argentina.

¿Cómo llegamos a Innovación Social?

“RSE se trata sólo de ser responsable, Innovación Social de generar valor — así de simple.” —hj barraza

Primer Acto: Blindaje

Cuando empecé a trabajar en Innovación Social y Empresas, procuraba hacer las mismas preguntas a todo equipo de “Responsabilidad Social”:
¿Cómo y cuándo empezó su división de Responsabilidad Social?.
Casi invariablemente, —y 100% de los casos de empresas creadas hace más de 30 años— sus iniciativas de Responsabilidad Social empezaron como una división de operación dedicada a “Blindaje de Operaciones”. Una de las empresas, incluso usaban ese nombre para el área.
Este departamento tenía una sola misión, asegurarse que las externalidades de la sociedad no afectarán la operación y rentabilidad de la empresa.
Todas estas externalidades representan costos adicionales o pérdidas de ingresos: regulaciones, impuestos, nuevas leyes, protestas de ciudadanos y comunidades, demandas, solicitud de donativos etc.
Lo que antes era un pequeño dolor de cabeza, con el tiempo se volvió un serio problema. La sociedad empezó a denunciar y exigir solución a los “costos externos” de las empresas: daños al medio ambiente,