Sobre Festivales y Ayuno

Sobre Festivales y Ayuno

Es Diciembre, ya la ciudad está en este momento de fiesta. Hay una licencia general para festejar. Todo resuena con grandes preparaciones,— como si Saturnalia fuera distinto al resto de los días de trabajo. La verdad es que no hay ninguna diferencia. Creo que tiene razón el hombre que dijo: “Antes Diciembre era un mes; ahora es un año”

Si estuvieras conmigo, estaría feliz de consultar tu opinión y preguntar que crees que se debería hacer,— si no deberíamos hacer cambios a nuestra rutina, o si para tener simpatía por las costumbres del pueblo, deberíamos cenar de forma más festiva y dejar cambiar la toga (por ropa de cena).

Como son las cosas ahora, nosotros los Romanos, hemos cambiado nuestra vestimenta por el placer de celebrar días festivos, cuando antes era costumbre sólo hacerlo cuando el estado se veía en problemas o días malos habían caído.

Estoy seguro, si te conozco bien, que hubieras jugado el rol del arbitro, deseando que no se ponga un limite a la libertad en todas las cosas, pero sin llegar a las costumbres del resto.

A no ser, quizás, que está sea la temporada en la que dejemos la ley y atendamos el alma,

Sobre la Reclusión del Filósofo

Sobre la Reclusión del Filósofo

Dices “ me pides que me retire de la multitud y aleje de los hombres, que me mi propia ciencia me debería bastar; dónde están los consejos de tu escuela, que un hombre debe morir mientras se encuentra realizando activamente su trabajo”

Lo que respecta al curso, que al parecer te aconsejo tomar algunas veces, el propósito de recluirme y cerrar la puerta es para lograr a ayudar a la mayor cantidad de personas posibles. Nunca paso un día inactivo; incluso tomo algunas horas de la noche para los estudios.

No duermo sino hasta que debo, y cuando mis ojos están cansados de caminar y listos para cerrarse, los mantengo haciendo su tarea.

Me he alejado no solo de los hombres, sino de sus asuntos, y especialmente de mis propios asuntos; trabajo para generaciones futuras, escribiendo algunas ideas que les podrían ser de ayuda.

Hay algunos consejos ampliamente saludables, que se podrían comparar con la prescripción de algunas medicinas; estas son las que pongo por escrito; pues he encontrado que administradas a mis propias aflicciones, si no las han curado del todo, han ayudado a detener su propagación.

Dirijo a otras personas al camino correcto,

Sobre la Muchedumbre

Sobre la Muchedumbre

¿ Me preguntas qué es algo a evitar a toda costa ? Yo diría que las muchedumbres; no se les puede otorgar confianza con seguridad. Voy a admitir mi propia debilidad, a toda costa: nunca regreso a casa con el mismo carácter con el que salí.

Algo que he forzado en mi a permanecer en calma se ve molestado; algunos adversaries que había dejado en el pasado, regresan. Así como una persona enferma por un largo tiempo que no puede ser sacado de casa sin que sufra una recaída. Del mismo modo nosotros nos vemos afectados cuando nuestra alma se recupera de una enfermedad menguante.

El convivir con la muchedumbre es nocivo; hay ninguna persona que pueda pueda hacer ver algún vicio como atractivo, nos lo estampen, o inconcientemente tenga una influencia sobre nosotros. Ciertamente, entre mas tiempo pasemos con la una muchedumbre, mayor el peligro.

Pero nada es mas nocivo para el buen carácter como el hábito de frecuentar los juegos (de gladiadores y esclavos); pues ese es el vicio que nos roba sutilmente a través del placer.

¿ A qué me refiero ? Me refiero a que regreso a casa más ambicioso,

Sobre Compartir el Conocimiento

Sobre Compartir el Conocimiento

Mi querido Lucilio,

Siento que no estoy tan sólo reformado, sino transformado.

Sin embargo, no me confío ni guardo esperanza en que no hay elementos en mi que deben de ser cambiados. Claro que hay muchas características que deben de ser compactadas, disminuidas; y otras que aumentar.

Y claramente, este hecho es prueba de que mi espíritu se ha alterado para ser algo mejor, — algo que puede ver sus propias faltas, y que antes ignoraba. En ciertas ocasiones, las personas enfermas se felicitan, ya que ellos mismos han logrado percibirse enfermos.

Por eso deseo impartir este cambio súbito en mi mismo; debo así iniciar colocando una confianza plena en nuestra amistad, — una amistad verdadera que ni la esperanza, el miedo o el egoísmo pueden cercenar. La amistad por la cual y la razón que las personas encuentran la muerte.

Te puedo mostrar muchas personas que nunca les han faltado amigos, sino una verdadera amistad, Esto sin embargo (la falta de una amistad), no es posible cuando las almas se atraen por inclinaciones idénticas a una alianza de deseos honorables. ¿ Y porqué no puede suceder? Porque en esos casos las personas saben que tienen todo en común,

Sobre la intención del Filósofo

Sobre la intención del Filósofo

Te saludo Lucilio,

Me alegra y celebro el hecho que persistas en en tus estudios, y que poniendo todo lo demás a un lado, hagas de cada día tú objetivo ser una mejor persona.

No sólo te exhorto a que lo sigas haciendo, te lo imploro. Sin embargo, te advierto que no actúes como aquellos que en lugar de mejorar, desean destacar, al comentar sobre tu vestimenta y estilo de vida.

Ropas viejas, cabello y barbas desordenados, desprecio por vajilla de plata, usar la tierra como sillón, y todas las demás formas que pretenden atraer la atención a uno mismo deben de ser evitadas.

Pero tampoco debes el perseguir la filosofía en silencio y de forma aislada; qué pasaría si nos separamos de los usos y costumbres de nuestros contemporáneos. Al interior, debemos ser distintos en todos los aspectos, pero al exterior debemos conformarnos hasta la prudencia con la sociedad.

No vistas ropas finas ni tampoco harapientas. Nadie necesita una vajilla de plata, incrustada con oro solido; pero no podemos pensar en que la falta de oro y plata son señal de una vida simple.

Mantengamos un standard de vida superior a la de la multitud,

Sobre los Terrores de la Muerte

Sobre los Terrores de la Muerte

Continúa lo que haz comenzado, y apresúrate, para que puedas tener mayor dicha y una mente mejorada; una mente que esté en paz consigo misma.

Sin duda disfrutarás el tiempo que inviertas al mejorar tu mente; pero el placer que viene de la contemplación cuando tu mente está limpia de cualquier impureza que brilla.

También, sin duda recuerdas la felicidad que sentiste cuando dejaste a un lado tu ropa de niño y portaste la toga de un hombre; y fuiste escoltado al foro. Es mucho mayor la dicha de dejar la mente de un niño y cuando la Sabiduría te enlista entre los hombres. Ya que no es la infancia lo que se queda con nosotros, sino algo peor,— la infantilidad.

Esta condición es más seria ya que tendríamos la autoridad de la edad avanzada en combinación de las locuras de la infancia. Los niños tenemos la frivolidad, los infantes temen la obscuridad, nosotros tememos a ambas.

Lo único que necesitas hacer es avanzar; entonces entiendes que algunas cosas se deben de temer menos, precisamente por que nos inspiran un gran miedo.

Ningún mal es el último mal de todos.

Sobre la Amistad Verdadera y la Falsa.

Sobre la Amistad Verdadera y la Falsa

Me haz enviado una carta a través de quien llamas “un amigo”. Y en la siguiente línea, me adviertes de no discutir con él cualquier tema relacionado contigo, argumentando que no sueles hacer esto; en la misma carta haz llamado y negado a esta persona como “amigo”.

Si haz usado esta palabra nuestra (1) de la misma forma en el que llamamos fácilmente a los candidatos a “personas honorables”, o de la misma forma que saludamos a alguna persona cuyo nombre olvidamos temporalmente diciendo “estimado, señor”, — que así sea.

Pero si consideras tu amigo a cualquier persona en quien no confías como lo haces contigo mismo, estás en un error, y aún no has comprendido el verdadero significado de la amistad.

Si por mí fuera, hablarías abiertamente cualquier tema con un amigo; pero antes de todo, discutirías a la persona en sí misma. Cuando una amistad se afianza, debes confiar, pero antes debes juzgar.

Algunas personas lo hacen al contrario y confunden sus deberes, al violar las reglas de Teofrasto. Juzgan a una persona sólo después de volverse amigos, en lugar de ser amigos después de juzgar a la persona.

Considera por un largo tiempo si debes admitir a una persona dentro de tus amistades;

Sobre la Discursividad de la Lectura

Me estoy formando una buena opinion, por lo que me escribes y lo que escucho, respecto a tu futuro. No tienes prisa ni te distraes para cambiar tu lugar o rumbo en la vida; esas son características de un espíritu indisciplinado.

El primer indicador, a mi parecer, de una mente bien ordenada es la habilidad de una persona para permanecer en un lugar y convivir con su propia compañía.

Ten cuidado sin embargo, que tanta lectura de diversos autores y libros de todo tipo pueden volverte una persona inestable y sin enfoque.

Si deseas obtener ideas que se ganen un lugar firma y establecido en tu mente, deberías de concentrarte en un numero limitado de pensadores, y comprender su obra. En todos lados, significa en ningún lado.

Cuando una persona pasa todo su tiempo viajando en el extranjero, se da cuenta que tendrá muchos conocidos, pero ningún amigo. Lo mismo sucede cuando una persona busca familiarizarse íntimamente con un autor, pero visita a todos los disponibles de forma acelerada y sin atención.

Los alimentos no nos harían bien al cuerpo si no se les diera tiempo para ser asimilados por el estomago;

Sobre Cuidar el tiempo.

Séneca Sobre Cuidar el Tiempo

Por tu propio bien, libera y cuida tu tiempo. Ya sea que te haya sido arrebatado, o simplemente el que te fue de las manos.

Convéncete de mis palabras, — hay ciertos momentos que nos son arrebatados, otros que se nos van discretamente y otros que se deslizan más allá de nuestro alcance.

Sin embargo, la forma mas vergonzosa de perder el tiempo es cuando sucede por descuido. Y si pones atención a este problema te darás cuenta que la mayor parte de nuestra vida pasa cuando estamos perdiendo el tiempo, o haciendo aquello que carece de propósito.

¿Qué persona puedes mostrarme que valore su tiempo, y que valore cada día, que entienda que cada día está muriendo?

Nos equivocamos cuando vemos la muerte como algo del futuro; la mayor parte de la muerte ya ha pasado. Todos los años que estén detrás de nosotros ya están en manos de la muerte.

Por eso, Lucilio, sé congruente con tus ideas: toma cada hora en tus manos. Hazte cargo de tus tareas diarias y así no dependerás del tiempo de mañana. Mientras posponemos las cosas, la vida se acelera.

Nada nos pertenece,