Sobre la Discursividad de la Lectura

Me estoy formando una buena opinion, por lo que me escribes y lo que escucho, respecto a tu futuro. No tienes prisa ni te distraes para cambiar tu lugar o rumbo en la vida; esas son características de un espíritu indisciplinado.

El primer indicador, a mi parecer, de una mente bien ordenada es la habilidad de una persona para permanecer en un lugar y convivir con su propia compañía.

Ten cuidado sin embargo, que tanta lectura de diversos autores y libros de todo tipo pueden volverte una persona inestable y sin enfoque.

Si deseas obtener ideas que se ganen un lugar firma y establecido en tu mente, deberías de concentrarte en un numero limitado de pensadores, y comprender su obra. En todos lados, significa en ningún lado.

Cuando una persona pasa todo su tiempo viajando en el extranjero, se da cuenta que tendrá muchos conocidos, pero ningún amigo. Lo mismo sucede cuando una persona busca familiarizarse íntimamente con un autor, pero visita a todos los disponibles de forma acelerada y sin atención.

Los alimentos no nos harían bien al cuerpo si no se les diera tiempo para ser asimilados por el estomago; ninguna enfermedad se cura cambiando de medicina frecuentemente; así como una planta que se transplanta constantemente nunca crecerá fuerte.

Hay nada que sea desplazado con frecuencia y logre ser de utilidad. Cuando hablamos de lectura, muchos libros llegan a ser una distracción.

De la misma forma, ya que no puedes leer todos los libros que puedas poseer, es suficiente con poseer sólo los libros que puedas leer.
Me dices “Pero quiero empezar un libro, y seguir otro, y luego otro”. Esto es sólo un signo de un apetito glotón con muchos platos; son variados e incluso divertidos, llenan, pero no nutren.

Deberías leer los autores estándares, clásicos; y cuando desees cambiar, regresa aquellos que ya haz leído antes. Cada día adquiere algo nuevo que te aleje de la pobreza, de la muerte y otros desaventuras; y cuando tengas muchas ideas frente a ti, elige una sola y analízala a fondo durante todo el día.

He hecho de esto mi propio habito; de todo lo que leo, me apropio de una pequena parte para mi mismo.

La idea de hoy la obtuve de Epicuro:

“Suelo incursionar dentro del campamento enemigo, no como un desertor, sino como un explorador.”

Él dice: “La pobreza feliz, es estado honorable”. En verdad, si se es feliz, no es para nada “pobreza”. No es el hombre que tiene poco, sino el que desea mas el que es pobre.

¿ Qué importa cuanto tenga un hombre ahorrado, o en sus bodegas, cuan grandes sus rebaños y grandes sus dividendos; si envidia la propiedad de su vecino y se enfoca en lo que desea obtener y no en lo que tiene ?

¿ Cual es un límite apropiado de la fortuna y patrimonio?

Es primero tener lo que es necesario, y segundo, lo que es suficiente.

Hasta luego

Deja un comentario