En Defensa de Contratar “B Players”

En Defensa de Contratar “B Players”

Hace cerca de 5 años empecé a crear equipos de trabajo. Como cualquier otra habilidad en la vida tuve que empezar desde cero y adquirir la experiencia poco a poco. Para acelerar este proceso de aprendizaje use como punto de partida el proceso de Geoff Smart Who: “The A Method of Hiring”.

En ese momento casi todas las lecciones me hacían sentido. Tome el proceso sugerido y adapte las herramientas para nuestras necesidades. Al final terminamos con un proceso bastante científico que nos funciono a la perfección — el 90% de los casos.

Con el tiempo, obtuvimos la sensibilidad para poder saltar etapas del proceso y poner más atención en algunas que solían ser criticas. Irónicamente al final de 4 años de iteración hay dos variables que son las que mejor pueden predecir el desempeño de una nueva contratación.

A) Distancia Caminada: donde estaba la persona antes de empezar a estudiar carrera profesional y que tan lejos ha llegado hasta ahora.

B) Afinación Cultural: que tan bien puede encajar en al cultura organizacional de su equipo de trabajo.

¿Qué son A-Players y cuando contratarlos

Eso si,

Cómo Usamos Las 16 Personalidades Para Crear un Equipo de Trabajo.

16 personalidades
Reduce las posibilidades de un equipo disfuncional usando las 16 personalidades con esta simple acción.

En Collective Academy tenemos una frase:

Queremos crear los mejores equipos, no contratar la gente más brillante.

Al principio quizás suene algo contraintuitivo, pero en la práctica hace todo el sentido del mundo. Verás, los seremos humanos somos la especie más social del planeta, pero — cómo la mayoría de las especies — somos inherente egoístas. Al final del día y sobre todo cuando se trata de escuela y trabajo, tenemos esta tensión omnipresente entre llevarte bien y salir adelante.

Resolver estas tensiones implica lograr un buen balance entre las agendas individuales y los objetivos de la organización. Para hacer esto es CRÍTICO elegir los miembros correctos de cada equipo, empezando por las direcciones. No. Especialmente en las direcciones; ya que son estas personas quien impregnaran la cultura del resto de la organización al nivel más profundo.

Uno de los errores más comunes, es elegir a los miembros de un equipo basándonos únicamente en sus habilidades y experiencia, como si se trataran de un componente individual de una maquina bien diseñada.